Editorial

Editorial

La comunidad científica respondió al llamado de INSPILIP

Mgs. Patricio Vega Luzuriaga
Editor fundador

Para INSPILIP el 2017 fue exitoso. Llegaron decenas de artículos desde Estados Unidos hasta Argentina y de todas las regiones de Ecuador; la comunidad científica respondió al llamado de la ciencia con sus manuscritos desde diferentes especialidades médicas y categorías de la salud pública.  Experimentados y noveles investigadores enviaron sus trabajos que fueron revisados por un equipo de más de 40 revisores técnicos (médicos especialistas), quienes sin interés alguno, más que el de servir, evaluaron los trabajos bajo el esquema de pares ciegos.

Pero el 2018 plantea un nuevo desafío y nuevas oportunidades. La revista científica INSPILIP no puede quedar exenta de esa condición humana por superarse, porque quienes la impulsan, desde la Dirección Ejecutiva del INSPI hasta el Editor, tienen el firme compromiso de avanzar al paso que marcan las tendencias y la tecnología: alrededor de 4.000 visitas a esta web lo avalan. Así como la naturaleza impone, la plataforma digital se propone alcanzar una impronta propia que en poco tiempo le ofrezca credibilidad y prestigio.

Es por ello que este año la revista se ha propuesto dar el siguiente paso: la indexación. Alcanzar esa meta que mejore la categoría de la revista y la de los investigadores que confían en esta nueva propuesta editorial. El camino es largo y tedioso, pero hay profesionalismo y más que nada voluntad de las partes involucradas. El Ministerio de Salud Pública y la Senescyt se han comprometido con INSPILIP; la primera con LILACS y la segunda con LATINDEX. Así como también la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que respalda el proyecto.

Mientras tanto, se seguirá reforzando las filas del Consejo Editorial, quienes son el pilar fundamental de la revista, se convocará para que sigan publicando en INSPILIP más autores; y este año se migrará definitivamente al programa Open Journal Systems (OJS) en su afán por cumplir todos los criterios que exigen las bases de datos. La ruta está trazada y solo resta avanzar en esa dirección.