Microbiología

Microbiología

Fecha: 14/06/2020 – 14/10/2020 Autor(es):Diego Omar Morales-Viteri, Paúl Andrés Quinatoa-Tutillo, Dino David nchez-Mackenzie, Jaen Carlos Cagua-Ordóñez y Héctor Raúl Veloz-Pérez./Pág. 1-52
PDF

Manual de vigilancia y control de la enfermedad de Chagas en el Ecuador

Introducción 

El mal de Chagas es una de las enfermedades transmitidas por vectores de las que se tiene poco conocimiento de su comportamiento epidemiológico. La Organización Panamericana de la Salud estima que actualmente a nivel mundial hay 8 millones de personas infectadas con Trypanosoma cruzi, 100 millones con riesgo de adquirir la infección, 56 000 nuevos casos al año y 12 000 personas que fallecen debido a la enfermedad. Ecuador, de acuerdo a la línea base elaborada en el 2003 por OPS/OMS, registró una prevalencia general de la infección por T. cruzi que probablemente alcanza el 1,38 %, correspondiente a 165 000 – 170 000 pacientes seropositivos en el país. Tres regiones fueron priorizadas: la región Costa (seroprevalencia de 1,99 %), región Amazónica (1,75 %) y las tierras altas del sur (0,65 %).(1) En ausencia de medidas preventivas, se proyecta que alrededor de unas 4 400 personas a nivel nacional adquieren la infección cada año (incidencia 36 por 100 000 habitantes y por año). Los perfiles de mortalidad (7,7 muertes por 1 000 seropositivos y año) indican que unas 1 300 personas fallecen cada año por causas directamente relacionadas con la enfermedad. Unos 33 500 pacientes podrían sufrir formas crónicas sintomáticas; de ellos, más de 31 700 padecer cardiopatía (25 500 formas leves y >6 200 formas graves) y más de 1 670 enfermedad digestiva (1 580 leves y 90 graves).(2)(3). La enfermedad de Chagas forma parte del grupo de las enfermedades infecciosas desatendidas citadas por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) mediante resolución CD49.R19 y en la que Ecuador (4), como Estado miembro, ha indicado su interés por controlar y eliminar su transmisión tanto vertical como por vectores alóctonos. Con base en estos antecedentes es importante intensificar el trabajo coordinado y sistemático entre las entidades involucradas, buscar nuevas asociaciones con otros sectores de salud y con otras entidades gubernamentales, además de incluir estrategias comunitarias para lograr acciones de control sostenibles mediante cambios de comportamiento de los diferentes actores.

97186total visits,1visits today

Deja un comentario en: “Microbiología

  • 20 mayo, 2021 en 11:31 am
    Permalink

    El manual es de grand qualidade para lo técnico que trabajan con triatominios.

    Responder

Responder a Cristovão MANJUBA Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *